La Depresión

Especialistas en diagnóstico y tratamiento de la depresión.

Depresion

¿Qué es la Depresión?

La Real Academia de la Lengua define la depresión como:

Un “Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas”.

Para la ciencia médica, el estado de tristeza o melancolía en el ser humano es tan común como los estados de alegría y placer. Esto quiere decir que el sentirnos tristes en un momento del día, o de nuestra vida, no debe causarnos preocupación, ya que es absolutamente normal y parte de nuestra condición psíquica.

Sin embargo, ese estado de tristeza o melancolía puede tener derivaciones patológicas -es decir, convertirse en una enfermedad-  cuando se presenta durante períodos muy prolongados, especialmente cuando ello provoca que el individuo tenga problemas para relacionarse con los demás, trabajar o resolver a las situaciones cotidianas

¿Cuáles son los Síntomas de la Depresión?

Podemos decir que una persona está deprimida cuando presenta una serie de síntomas tales cómo:

Insomnio, falta de apetito, así como una gran tristeza y apatía durante periodos muy prolongados.

Además de lo anterior, por la misma inercia de este estado, tanto la psiquis como el organismo devienen en un círculo sintomático de desinterés por actividades placenteras, pérdida o aumento de peso sin causa aparente, cambios psicomotores, fatiga, sentimientos de inutilidad o culpa excesivos, indecisión y falta de concentración.

En adultos, los síntomas de la depresión, más comunes son  la falta de apetito, el desinterés sexual,  trastornos del sueño, fatiga, problemas de concentración, ideas recurrentes, culpa o pesimismo, trastornos psicosomáticos (hipertensión, colitis, desordenes gástricos).

 

Síentase en libertad de hacernos cualquier consulta a través de nuestro formulario.

¿Cuáles son los tipos de Depresión?

La depresión se clasifica en diferentes tipos, dependiendo de su origen y de los síntomas que presente la persona. Entre ellos podemos citar:

  • Depresión mayor: Se denomina de esa forma porque la persona manifiesta una serie de síntomas que interfieren negativamente con su capacidad de sentir placer en cualquiera de las diversas actividades o circunstancias agradables para la mayoría de la gente, como por ejemplo, comer, dormir, ir al cine, escuchar música, etc. Así mismo, la persona que la padece pierde la capacidad de concentración y tiene dificultades para realizar tareas propias de su trabajo o estudio. Es común que el paciente que ha padecido este tipo de depresión sufra recaídas a lo largo de su vida.
  • Distimia: Es un tipo de depresión que presenta síntomas similares a la anterior, pero en una forma menos dramática, por lo que su padecimiento no interfiere con las actividades normales de la persona. Sin embargo su recurrencia sistemática no le permite disfrutar de la vida adecuadamente, ni ponerse metas que la entusiasmen.
  • Depresión posparto: Este tipo de depresión, como su nombre lo indica, afecta exclusivamente a las mujeres en el período inmediatamente posterior al parto. Se calcula que entre un 10% y un 15% de las mujeres que dan a luz padecen de ansiedad extrema, llanto descontrolado, insomnio e incluso una gran afectación en su capacidad para tomar hasta las decisiones más simples. Algunas madres, por razones que aún no están muy claras, llegan a presentar cuadros tan severos que derivan en la denominada psicosis posparto. Este tipo de depresión suele aparecer durante los primeros doce meses posteriores al parto, siendo más frecuente su aparición en el tercer mes. Como causas de la depresión posparto, se han señalado los cambios fisiológicos y hormonales que padece la mujer durante el largo período de gestación.
  • Trastorno bipolar: Cabe aclarar que en este caso, la depresión es solo un componente de la enfermedad, que se complementa con el denominado ciclo maníaco. El trastorno o desorden bipolar, también conocido como enfermedad maniacodepresiva, es una patología caracterizada por cambios de humor constantes. En este caso, un estado de ánimo con ciclos muy altos (ciclo maníaco) reemplaza a estados de ánimo extremadamente bajos (ciclo depresivo) y viceversa. Lo más común es que estos cambios de estado sean graduales, aunque puede suceder que se presenten de forma intempestiva y finalmente agotadora para la persona.

¿Qué causa la Depresión?

Las pérdidas emocionales muy traumáticas, incapacidades, cualquier tipo de abuso en etapas tempranas de la vida, la pérdida de un empleo o el cambio dramático en las condiciones de vida del individuo, pueden llegar a ser causas de depresión a mediano o largo plazo, especialmente cuando trastocan por completo sus expectativas vitales. Además, los eventos traumáticos durante la infancia, como la pérdida de uno de los padres, pueden provocar cambios drasticos que hacen al individuo más susceptible a la depresión.

También, las personas que padecen enfermedades graves o crónicas, como alzheimer, VIH/SIDA, cáncer, diabetes, entre otras, tienen una alta probabilidad de padecer la enfermedad. Igualmente, las personas con baja autoestima, demasiado dependientes o pesimistas, especialmente cuando tienen que enfrentarse a circunstancias adversas, las que no pueden ver como un reto a superar.

 

Estaremos encantados en atender cualquiera que sea su consulta.

Complicaciones

Es común que los pacientes depresivos busquen refugio en el uso y abuso del alcohol y otras drogas.

Además, el paciente suele tener problemas graves en su interacción con compañeros de trabajo, familiares y personas de su entorno. Esto puede provocar aislamiento del individuo, automutilación, suicidio o muerte por otras causas relacionadas, como problemas cardíacos o derrames cerebrales.

La depresión no es un tema para tomarse a la ligera y no se puede curar con solo unas pocas palabras de aliento, sino con todo un entorno familiar y profesional determinado a sacar a la persona de este estado, en el que su vida puede correr grave peligro.

Diagnóstico de la Depresión

Un diagnóstico adecuado de la depresión debe fundamentarse en la indagación de la historia de la persona deprimida en su condición de paciente.

El profesional debe estudiar su historial médico, el uso frecuente de medicamentos, alcohol, drogas, así como también el análisis de la conducta del mismo, donde debe poner especial atención en si ha tenido pensamientos suicidas o si ha manifestado explícitamente deseos de morir.

El profesional debe ser meticuloso para determinar el estado mental del paciente, si la patología ha afectado su capacidad de memoria, su capacidad de comunicación oral o su  claridad de pensamiento. De esta forma estará en mejores condiciones para determinar el origen de la enfermedad, su gravedad, el tratamiento y la psicoterapia a prescribir.

 

No pierda la oportunidad de hacernos su consulta.

Tratamientos contra la Depresión

La ayuda para el paciente que padece depresión, debe estar acompañada de un grupo interdisciplinario como:

Un psicólogo y en algunos casos acompañamiento psiquiatrico. También  cuentan en su recuperación el entorno,  y el apoyo familiar, el cariño y la paciencia de todos los allegados, así como su autodescubrimiento.

Asimismo, la comunicación es la clave para superar la depresión, junto con el complemento del apoyo psicoterapéutico y la comprensión de las personas con quien se relaciona.

Los resultados de esta combinación pueden apreciarse a partir de la tercera a la sexta semana de haber iniciado el tratamiento.

Cómo prevenir la Depresión

Cuidar la condición física, aprender a pensar de forma positiva mirando las adversidades como retos…

… mantener una rutina diaria constante, aprender a aceptarse a sí mismo sin compararse con los demás, expresar las emociones, seguir el plan psicoterapéutico establecido, son algunas de las recomendaciones para la prevención y la recuperación eficaz del paciente depresivo.

Además, llevar una dieta balanceada es vital para evitar situaciones depresivas o recaída, combinada con la realización de ejercicios de forma regular.

 

Llámenos