El miedo y los malestares que se sufren durante un ataque de pánico son algo muy difícil de explicar para alguien que nunca los ha experimentado. Muy pocas personas saben lo que se siente y como pueden ayudar a alguien en estos casos. Una persona que padece ataques de pánico suele sentirse aterrorizada de manera súbita y sin ninguna razón aparente. En este artículo tratamos de explicarte cómo se siente uno de estos episodios y qué es lo que puedes hacer para ayudar a quien los sufre.

¿Cómo se siente un Ataque de Pánico?

A nivel físico, un ataque de pánico provoca transpiración, palpitaciones rápidas, dolores de pecho, náuseas, entre otras cosas. Una persona que tiene ataques de pánico puede sentirlos antes de que aparezcan, y otras veces no. El corazón se acelera y empieza a palpitar excesivamente rápido, y esto no puede ser controlado. Los ataques de pánico le pueden suceder a una persona que está totalmente calmada y de repente de la nada empieza a experimentarlo.

Muchas personas que experimentan ataques de pánico describen que todo empieza en su corazón, cuyas palpitaciones se van acelerando y esto se incrementa constantemente, luego la respiración se vuelve más forzada, les cuesta tomar aire y no consiguen tomar el oxígeno necesario, esto hace que algunas personas se desmayen durante un ataque de pánico. Otros síntomas son los dolores estomacales, el mareo, entumecimiento de las extremidades, etc. Los que sufren de pánico por lo general no saben controlar estos ataques, por eso es que es importante que se rodeen de personas capaces de brindarles apoyo.

¿Quiénes sufren de Ataques de Pánico?

Calmar Ataques Panico

¿Qué siente una persona que sufre un ataque de pánico?

No existen razones exactas para determinar porque una persona puede llegar a sufrir de ataques de pánico. Estudios han arrojado como resultados que 3 de cada 100 personas pueden sufrir ataques de pánico, mínimo una vez en toda su vida. Las personas que padecen de ataques de pánico por lo general tienen algo en común, algún antecedente traumático o que fue un problema referente a algún evento del pasado (muerte de algún familiar, accidentes, rupturas, mudanzas, etc.).

Al igual que la depresión, los ataques de pánico son más frecuentes en mujeres que en hombres. Los factores para desencadenar un ataque de esta categoría están muy relacionados con antecedentes familiares, predisposición biológica, y las creencias del mismo afectado. El mismo porcentaje de personas que sufre de ataques, también padece de agorafobia (miedo a los espacios grandes). Las personas que tienen trastornos de este tipo, pueden llegar a desarrollar agorafobia a partir de los ataques de pánico.

¿Por qué surgen los Ataques de Pánico?

Las personas que padecen este tipo de trastornos, probablemente se estresan más de la cuenta en su día a día. Demasiada presión puede ser perjudicial y generar uno de estos ataques. El estrés y la ansiedad pueden ser fatales y producir como efecto un aumento exagerado de la adrenalina y alteración de otros factores bioquímicos, lo que daría como resultado un ataque de pánico. Ni siquiera es necesario estar realizando alguna actividad que les produzca incomodidad en el instante que sufren ataques, puesto que la adrenalina está presente en el cuerpo, es por eso que tienen este carácter súbito.

También la tendencia a respirar de manera profunda pero rápida, pueda provocar cierta hiperventilación leve, y posteriormente algún ataque. Es por eso que es muy importante mantener una respiración correcta que nos permita tomar el oxígeno necesario y no acelerarnos. Además, la percepción del estado de pánico es otro factor que puede empeorarlos, quienes lo padecen lo notan como algo terrible, algo a lo que le deben tener miedo.

Consejos para ayudar a una persona con Ataques de Pánico
Como Explicar Los Ataques De Panico

¿Cómo ayudar a alguien que sufre un ataque de pánico?

Simplemente es muy difícil entender lo que pasa cuando una persona tiene un ataque de pánico si no eres tú quien está en esa posición, sin embargo, no significa que no puedas ayudar en estos casos. Algo fundamental para hacerlos sentir mejor es evitar juzgarlos. Para las personas con pánico lo que les sucede es inevitable, no saben controlarlo, el hecho de que los juzguen puede empeorar la situación. Hay que tratar de darles todo el espacio que necesiten para que se calmen, ya que puede que tu presencia lo agobie y termine sofocándolo. Y si, también necesitan aire, por eso es imprescindible el espacio.

Apoyarlos es súper importantísimo. Siempre hay que tratar de ser lo más compresivos posibles con estas personas. El simple hecho de decirles que estás ahí y que pueden contar contigo para lo que necesiten, puede llegar a ser de muchísima ayuda. Es cierto, quizás no puedas hacer mucho al respecto, ya que todo depende de cómo sepa controlar el ataque aquel que lo sufre, sin embargo, el apoyo incondicional puede ayudar a calmarlos un poco.

Algunas cosas que le puedes decir a alguien durante un ataque de pánico es que sienta su respiración. Invitarlo a escuchar su respiración puede ser muy útil, haz que la sienta para que pueda calmarse y controlar la situación. Una vez logre recuperar la respiración todo irá mejor. Es mejor decirles que relaje el estómago y que sienta como el aire entra antes de decir «respira», ya que puede que, aunque lo intenten no sean capaces de conseguirlo. El recordarle que sólo es un ataque y que pasará pronto también ayudará a esa persona a calmarse.

Pasos para calmar un Ataque de Pánico

Primeramente, hay que relajarse. Hacer respiraciones lentas y profundas y recordarse que sólo es un ataque pasajero es esencial para conseguir parar un ataque de pánico. Esto conseguirá drenar los niveles de adrenalina en el cuerpo y calmar el terror que se vive. Mientras se relaja la persona es importante que aleje los pensamientos negativos. El repetirse frases como «alto» o «para», en tu cabeza, interrumpe el mensaje de emergencia que manda el cerebro a las glándulas suprarrenales para calmar el ataque.

Tratar de calmarse con frases tranquilizadoras es importante. Utilizarlas ayudará a relajar la mente y el cuerpo y disminuir los síntomas de pánico. Hay que pensar «sólo es un ataque, pasará pronto», y de esta manera se irá desacelerando la frecuencia cardiaca excesivamente rápida. Por último, es de mucha ayuda identificar las emociones que se sienten para lidiar con los ataques de pánico. Una vez se haya identificado, hay que determinar la razón por la que se siente, y de esta manera pasaremos a suprimir aquello que nos acongoja.

 

 

 

 

 

Acerca de este artículo en nuestro blog: ¿Cómo explicar los ataques de pánico?

 

Llámenos